VIDEOS PORNO EN ESPAÑOL, EL MEJOR PORNO GRATIS DE LA WEB

Chorréando la papaya una y otra vez sin parar

Nunca había visto a una perrita correrse tantas veces seguidas y salpicar todo con sus jugos de hembra caliente. La neta me prendió un chingo verla chorrearse una y otra vez con las estocadas de mi verga, gimiendo y gritando para pedir que le diera más duro, hasta caer desmayada por no poder aguantar tanto placer en su panochita joven. Pero una vez que la dejé bien preñadita con chorros de semen que le escurrían de las patas y se mezclaban con los restos de sus jugos que todavía goteaban de su panocha, entré en pánico porque me di cuenta que la cama que comparto con mi esposa había quedado igual de mojada que su panocha y que apestaba a sexo como no tienen idea.